El Castillo de Blarney y la Roca de Blarney

El Castillo de Blarney es una fortaleza medieval que está situado en Cork. Cada año atrae a miles de visitantes para besar su famosa piedra de Blarney. Pura mitología e historia de Irlanda, muchos mitos rodean a este castillo y a su famosa roca, siente la historia irlandesa paseando entre los muros del castillo.

La roca de Blarney

Quizás una de las rocas más famosas del mundo. La roca se colocó en una de las torres del castillo en 1446, no se sabe exactamente de donde vino la piedra, este hecho a fomentado las historias mitológicas alrededor de la roca de Blarney. Repasemos las historias de la roca:

La primera historia cuenta que Cormac Laidir MacCarthy temía por una demanda que pensaba que el fallo iba a ser en contra, éste rezó a la diosa Clíodhna y ella le dijo que besara la primera piedra que encontrara en el camino hacia la corte. Por la mañana MacCarthy besó la primera piedra que encontró e inmediatamente se le dio la capacidad de hablar con elocuencia. Al final MacCarthy ganó la demanda y se llevó la roca al castillo.

Quizás la historia más plausible cuenta que la Reina Isabel I quería que los jefes irlandeses “ocuparan” sus propias tierras bajo su título. Cormac Teige McCarthy, el señor de Blarney, pudo usar sus palabras e ingenio para mantener satisfecha a la reina sin firmar oficialmente los derechos de su tierra. Algunos afirman que la piedra le dio a Cormac el don de la elocuencia después de que una anciana le contó sobre el poder de la piedra.

La web oficial del Castillo explica que “creemos que una bruja que se salvó de ahogarse reveló sus poderes a los MacCarthys”. Según cuenta la historia, la bruja simplemente les contó a los MacCarthys sobre el gran poder de la piedra en agradecimiento por salvar su vida.

Los inicios del Castillo de Blarney antes de 1446

La primera construcción del castillo se cree que fue en el siglo X, consistía en una estructura de madera. Dos siglos después, una fortificación de piedra sustituyó a la estructura original de madera.

el castillo de Blarney

Ya en 1314 el Rey de Munster, Comac McCarthy, cedió a Robert the Bruce de Escocia más 5.000 soldados para luchar contra Inglaterra en la batalla de Bannockburn. Los soldados derrotaron al rey Eduardo II de Inglaterra. Bruce presentó la Piedra del Destino, la piedra que se convertiría en la Piedra de Blarney. Cormac McCarthy colocó la piedra en la almena del castillo de Blarney.

La Posesión Británica del Castillo de Blarney

En 1586, la reina Isabel I encargó al conde de Leicester que se apoderara de la tierra de la familia McCarthy; sin embargo, el clan encontró una manera de retrasar las negociaciones. Los retrasos constantes hicieron que la reina y la familia persiguieran el Castillo de Blarney hasta la Guerra Confederada (1641-1652).

La roca de Blarney

Lord Broghill, el general Oliver Cromwell, destruyó la pared de la torre con fuego de artillería. Cuando Broghill entró en la propiedad, descubrió que todos menos los dos viejos sirvientes habían salido de una cueva. Antes de que terminara la guerra, Cromwell se apoderó de varias propiedades, masacró a dos tercios de la población de Irlanda y convirtió a la mayor parte del país en protestantes.

Recuperación y Pérdida

El castillo de Blarney

Oliver Cromwell murió en 1658. Después de que el rey Carlos II ascendiera al trono británico, la familia McCarthy recuperó el castillo de Blarney en 1661. Donough McCarthy líder de la familia ganó el título de Conde de Clancarty. Sin embargo, esta victoria no duró mucho. En 1688, Donough McCarthy unió fuerzas con los jacobitas de Escocia. El duque de Marlborough, el antepasado de Winston Churchill, capturó a Donough McCarthy en la batalla de Cork en 1690. Escapó de la Torre de Londres y huyó a Francia, donde vivió con otros irlandeses.

La propiedad hasta ahora

Durante los siguientes dos siglos, Blarney Castle cambió de propietario varias veces. Poco después de que la familia McCarthy se fuera, la Hollow Blade Company en Londres adquirió la tierra. En 1703, Sir Richard Payne, presidente del Tribunal Supremo de Irlanda, compró el terreno. A Payne le preocupaba que los McCarthys volvieran, por lo que vendió el terreno al gobernador de la ciudad de Cork, Sir James Jefferyes. La familia convirtió su propiedad en una finca con 90 casas, una pequeña iglesia y tres galpones de barro. En el siglo XIX, la familia Jefferyes se casó con la familia Cuthhurst. Hoy, sus descendientes conservan la propiedad del castillo.

trabajar en Irlanda
Trabajar en Irlanda