Las Islas de Aran

Las tres islas de Aran, Inis Mór (islas grande) Inis Meáin (isla central) y la isla Inis Oírr (isla este), conocidas anteriormente como “las islas de los santos y eruditos”, están situadas al oeste de Irlanda a unos 48 km de la bahía de Galway. Si quieres trasladarte a la historia de Irlanda en las islas de Aran vivirás la cultura celta, sus monumentos histéricos y su herencia lingüística y cultural. Sus habitantes todavía hablan el idioma irlandés el gaélico.

La isla de Inis Mór

Esta es la isla más grande de las tres, Mór significa grande en gaélico. Es una isla que tiene 12 km de largo y 3 km de ancho albergando una población de unos 800 habitantes. Por sus 36 km cuadrados podrás encontrar varios sitios históricos como:

Dún Aengus (Dún Aonghasa)

Dún Aengus

Es el más famoso fuerte prehistórico de entre varios que se encuentran en las islas de Aran. Se encuentra en Inishmore al borde de un acantilado de 100 metros de altura. Dún Aengus es un importante sitio arqueológico que también ofrece unas vistas espectaculares. 

Fue construido durante la Edad del Bronce y data del año 1000 a. C. o incluso antes. Ha sido llamado “el monumento bárbaro más magnífico de Europa”. El nombre “Dún Aengus” que significa “Fuerte de Aengus” se refiere al dios precristiano del mismo nombre descrito en la mitología irlandesa.

Las Siete Iglesias (Na Seacht dTeampaíll)

Las siete iglesias de las islas de Aran

Situadas al oeste de Inis Mór, en el pueblo de Eoghanacht, las siete iglesias o Dísert Bhreacáin, como también se le conoce, fue durante siglos una de las mayores fundaciones monásticas y centros de peregrinación a lo largo de la costa oeste de Irlanda. 

 La tradición en la isla dice que su fundación rivalizó con la fundación de St Enda en el este de la isla. De hecho, se cree que los dos santos finalmente acordaron dividir la isla entre ellos. Aunque se denominan “las siete iglesias”, de hecho sólo hay dos iglesias con varios edificios. El título siete es posiblemente una alusión al circuito de peregrinaje de Roma que incorporó siete iglesias.

El Paisaje

Paisaje de las islas Aran

El paisaje de la isla se distingue por kilómetros de muros de piedra caliza agrietada que se extiende hasta los enormes acantilados en el lado occidental de la isla. La naturaleza ha proporcionado una costa esculpida por las olas, una próspera colonia de focas, cisnes salvajes, patos y aves raras, todo complementando las ruinas antiguas, la animada vida nocturna y los cafés y restaurantes locales por los que esta isla es famosa.

Inis Meáin, la isla del medio de las Islas de Aran

La isla Inis Meáin se enorgullece de seguir por el camino tradicional dentro de los tiempos modernos que vivimos. Aquí es donde se fabrican los suéteres de Aran de fama mundial, que todavía se hacen con los diseños de punto contemporáneo en Inid Meáin Knitting Company.

La historia cuenta que el origen del suéter surgió cuando un pescador y su familia agregaban un patrón único en la puntadas. Esto se hizo para que si se ahogaban y luego se encontraban, tal vez semanas después, su cuerpo pudiera ser identificado por las costuras.

Jerséis Islas de Aran

Sin embargo, el gran renacimiento literario del siglo XX llevó a los visitantes en busca de la auténtica lengua irlandesa y las tradiciones populares.

En el centro de la isla encontrarás un paisaje que podrás contemplar durante horas: roca color ceniza con delicadas flores, campos verdes bordeados de muros de piedra seca y el océano Atlántico rompiendo en la distancia. Inis Meáin es la menos visitada de todas las islas Aran, y a menudo te puedes encontrar casi solo mientras exploras los acantilados espectaculares, playas desiertas y caminos rurales sin automóviles.

Barco Oxidado Islas de Aran

Inis Oírr la más pequeña de las islas de Aran

La más pequeña de las islas Aran y la más cercana al continente, tiene menos de 3 km de longitud y solo 2 km de ancho. Inis Oírr tiene un paisaje similar a The Burren en el condado de Clare y, por lo tanto, la flora está bajo conservación. Lo primero que notará es una playa de arena blanca, suave como el polvo, bañada por aguas cristalinas. 

Es una maravillosa introducción a una isla que combina momentos de frágil belleza con la piedra caliza áspera, pero sólida y escarpada, típica de la zona. Podrás pedalear por las carreteras bordeadas de muros de piedra seca y salpicadas de flores silvestres es la mejor manera de explorar Inis Oírr.

Programa tu evento contratando las mejores excursiones

trabajar en Irlanda
Trabajar en Irlanda