Turismo Irlanda, los 17 Lugares que no te Puedes Perder de Irlanda

Cuando hablamos de Irlanda nos referimos a historia, mitología, cuentos… a parte de sus ciudades cosmopolitas llenas de vida y arte como Dublín. Sí Irlanda alberga todo lo que un turista necesita, desde unas vistas espectaculares, masando por su historia y mitología, sin olvidar tomar una rica pinta en un pub irlandés. “Disfruta de tu viaje, disfruta de Irlanda”.

Irlanda, la “Isla Esmeralda”, acogedora y maravillosamente rica en cultura, sin duda te hará brillar los ojos. Te encantará su gente amable; actitud relajada; historia a menudo trágica pero fascinante; y sus paisajes accidentados y románticos. Esta es “la tierra de los santos y los eruditos”, con más premios Nobel de literatura que cualquier otro país del mundo. Encabezando todo encontramos a su capital Dublín, fue designada Ciudad de la Literatura por la UNESCO en 2010.

Disfruta de Irlanda con sus principales atracciones que nombramos en nuestra lista de los mejores sitios de Irlanda:

1. Glendalough, Condado de Wicklow

Glendalough misterioso y mágico es uno de los sitios monásticos más importantes de Irlanda. Este asentamiento fue establecido por St. Kevin en el siglo VI convirtiéndose en lo que se conoce la ciudad monástica. Los visitantes han acudido en masa al calle de los dos lagos durante miles de años para empaparse de su historia, los magníficos paisajes, abundante vida silvestre y sus fascinantes hallazgos arqueológicos.

Monasterio Glendalough Lake Irlanda

Con sus lagos y bosques perfectos para caminar o hacer un picnic Glendalough es un destino especial que no puedes dejar de visitar. Esta ciudad monástica con su increíble torre redonda, muy bien conservada, te ofrece un pase por la historia de Irlanda.

Conoce más sobre Glendalough aquí

2. Kinsale en el Condado de Cork

Kinsale irlanda

En la puerta de entrada de West Cork rebosante de historia y en un entorno costero idílico se encuentra Kinsale que atrae a miles de turistas desde hace cientos de años.

Kinsale es una ciudad con una marcada influencia española, esto se debe a que tres años después de la derrota de la armada española, los españoles enviaron una fuerza militar a Irlanda, la mayoría de las cuales desembarcaron en Kinsale. Esto llevó a los ingleses a sitiar la ciudad en un enfrentamiento entre un ejército de irlandeses y españoles contra la fuerza militar británica. Finalmente fueron derrotados por la fuerza militar inglesa que en ese momento era superior.

Kinsale es ahora un imán para aquellos que aman navegar, caminar, pescar, paisajes maravillosos y buena comida. La ciudad está repleta de restaurantes de todo tipo y el marisco que se ofrece es excelente.

Conoce más sobre Kinsale aquí

3. The Book of Kells y el Trinity Collage de Dublín

El Trinity Collage de Dublín es la universidad más antigua de Irlanda, fue fundada en 1592 por la reina Isabel I, y es uno de los tesoros más antiguos del país. El Trinity Collage es un mundo dentro de otro mundo.

The Book of Kells and Trinity Collage

Una vez que entras por las puertas y cruzas los adoquines, es como si la moderna y próspera ciudad de Dublín simplemente desapareciera. Un paseo por los jardines y sus alrededores es un viaje a través de las historia y hacia el silencioso mundo de la búsqueda de los eruditos. 

La universidad alberga unos tesoros invaluables como impresionante Libro de Kells (The Book of Kells), que se encuentra en permanente exhibición y el alucinante Long Room, que fue la inspiración para la biblioteca de la primera película de Harry Potter.

Leer más sobre The Book of Kells y el Trinity Collage aquí

4. Kilmainham Gaol, Dublín

Si quieres adentrarte en el turbulento pasado de Dublín, no encontrarás mejor sitio que la cárcel de Kilmainham Gaol. El hecho histórico que marca esta cárcel es cuando encerraron a los líderes del levantamiento de 1916, fueron encarcelados, juzgados y ejecutados en secreto para intentar calmar la revolución, pero nada más lejos de la realidad, fue el principio de la independencia de Irlanda. El único que se salvó fue el futuro presidente irlandés Eamon De Valera quien, en virtud de su ciudadanía estadounidense, no sufrió el mismo destino espantoso.

Pasillos de la cárcel en la actualidad

La prisión, que data de 1796, era una institución vil y húmeda que albergaba a los culpables de delitos menores como no poder pagar los billetes de tren y, durante la hambruna, a los indigentes y hambrientos. A los ojos de los irlandeses, Kilmainham se convirtió en un símbolo irrevocable de opresión y persecución.

Conoce más sobre Kilmainham Gaol aquí

5. Grafton Street, Dublín

El ambiente urbano de casi cualquier capital europea la podrás encontrar en Dublín, pero ese ambiente de músicos callejeros, vendedores de flores y artistas de performance se mezcla con la historia, pubs de gran cultura musical de autor y ese carácter afable de los dublineses.

Grafton Street Dublín

Si bien es cierto que es el centro de las compras de Dublín, no hace falta que te gastes un dineral para disfrutar en esta calle de ambiente especial. Encontrarás un servicio amable y lleno de conversación sin importar a dónde vayas y te vas a entretener desde el final de la calle hasta St. Stephen’s Green que se encuentra en la parte superior. Puedes tomar un café o almuerzo típico irlandés en el Grafton Street Café de Bewley.

Conoce todo sobre Grafton Street aquí

6. The Rock of Cashel (La roca de Cashel)

The Rock of Cashel es el sitio patrimonial más visitado de Irlanda, protagonista de innumerables imágenes de la Isla Esmeralda. Encaramado sobre una formación rocosa de piedra caliza en Golden Vale, este grupo de edificios medievales incluye la Cruz Alta y una Capilla Románica, una torre redonda datada en el siglo XII, el castillo del siglo XV y una catedral gótica del siglo XIII.

Roca de Cashel

Las atracciones turísticas incluyen un espectáculo audiovisual y exposiciones. También se dice que una vez fue la sede de los Grandes Reyes de Munster antes de las invasiones normandas.

Conoce todo sobre The Rock of Cashel aquí

7. Las Islas Aran

La gran atracción por estas islas comenzó en 1934 gracias al documental de ficción “El hombre de Aran”, desde entonces han cautivado a miles de visitantes. Esta es la muestra como era antiguamente Irlanda, puedes viajar al pasado desde el idioma gaélico, que es el que se habla en las islas. Con apenas 12.000 habitantes y una vez que pisas tierra, te sentirás como si viajaras al pasado. Las Islas de Aran se componen de tres islas, la más grande es Inishmore , luego Inishmaan y la más pequeña es Inisheer.

Las Islas de Aran

Salvajes, azotados por el viento, accidentados y absolutamente únicos, las islas ofrecen una experiencia para los visitantes como ninguna otra. Una vez experimentado, el gran fuerte de piedra de Dun Aonghasa y los imponentes acantilados de Aran nunca podrás olvidadarlos. La cultura local es bastante diferente a la del continente, el patrimonio arqueológico no se puede encontrar en ningún otro lugar y el rico paisaje es simplemente impresionante.

Conoce más sobre las Islas Aran aquí

8. El Castillo de Blarney y la roca de Blarney

Si quieres tener el don de la elocuencia, no puedes dejar de visitar el Castillo de Blarney y besar su Roca situada en lo alto de la torre del castillo.

Una de las leyendas cuenta que Cormac Laidir MacCarthy temía por una demanda que pensaba que el fallo iba a ser en contra, éste rezó a la diosa Clíodhna y ella le dijo que besara la primera piedra que encontrara en el camino hacia la corte. Por la mañana MacCarthy besó la primera piedra que encontró e inmediatamente se le dio la capacidad de hablar con elocuencia. Al final MacCarthy ganó la demanda y se llevó la roca al castillo.

El castillo de Blarney

Pero la piedra no es el único motivo para visitar el Castillo de Blarney. El castillo fue construido hace más de 600 años por el cacique irlandés Cormac McCarthy, y puedes recorrer el enorme edificio de piedra desde sus torres hasta sus mazmorras. Lo rodean extensos jardines, llenos de elementos de piedra y rincones secretos. Blarney Woolen Mills es conocido por sus suéteres y otras prendas de punto y tiene una tienda que vende cristal, porcelana y otros regalos irlandeses.

Conoce más sobre el Castillo de Blarney aquí

9. La península de Dingle y el Wild Atlantic Way

Como parte de The Wild Atlantic Way, una ruta señalizada de 1700 millas alrededor del oeste de Irlanda y las costas adyacentes, la península de Dingle combina belleza salvaje, historia y un vistazo de la cultura y el idioma tradicionales irlandeses. 

Ruta por Irlanda Wild Atlantic Way

La región está designada como Gaeltacht, donde la lengua y la cultura irlandesas están protegidas por subsidios gubernamentales. Escucharás hablar y cantar gaélico y leerlo en carteles, aunque todos también hablan inglés.

Terminando en Dunmore Head , el punto más occidental del continente irlandés, la península está bordeada por algunas de las mejores playas de Irlanda y acantilados. Las cabañas de piedra que se esparcen por sus paisajes abiertos fueron construidas por monjes a principios de la Edad Media, y encontrarás más monumentos de piedra que datan de la Edad del Bronce.

Conoce más sobre la ruta Wild Atlantic Way aquí

10. Los Acantilados de Moher

Vienen a la mente que inducen al vértigo e inspiran temor, y de hecho son ambas cosas, además de ser completamente salvajes y tremendamente hermosas. Para aquellos que han leído sobre la Isla Esmeralda antes de la visita, los acantilados les resultarán familiares, protagonizados como lo hacen en innumerables postales y guías. Sin embargo, ninguna imagen puede hacerles justicia. Esta es la atracción natural más visitada de Irlanda y con razón.

Aproximadamente una hora y media en automóvil desde Galway , en el vecino condado de Clare, los acantilados son visitados por cerca de un millón de personas de todo el mundo cada año.

Saber más sobre los Acantilados de Moher aquí

11. El Parque Nacional de Killarney y Muckross House and Gardens

Si visita la región de Kerry, la casa Muckross House, los jardines y las granjas tradicionales del siglo XIX, ubicados en el espectacular Parque Nacional de Killarney, deberían estar en la parte superior de su lista de visitas obligadas.

Situada cerca de las orillas del lago Muckross, uno de los tres lagos de Killarney famosos en todo el mundo por su esplendor y belleza, esta antigua mansión rezuma la grandeza y la gentileza de tiempos pasados.

Muckross House Irlanda

La casa y los jardines son un verdadero placer, y hay Jaunting Cars (los famosos caballos y trampas de Killarney) que lo llevarán por los jardines con estilo. Las antiguas granjas de la atracción también merecen la pena para probar cómo vivía la gente corriente.

La región del Parque Nacional y los Lagos de Killarney está llena de hermosos paisajes, y cualquier ruta a través de ella revelará vista tras vista de sus lagos y montañas. Un punto culminante en la parte occidental del Parque Nacional de Killarney es el recorrido de 11 kilómetros por el pintoresco Gap of Dunloe, un paso de montaña estrecho y rocoso tallado por glaciares al final de la Edad del Hielo.

Cono más sobre El Parque Nacional de Killarney y Muckross House and Gardens aquí

12. The little museum of dublin (El pequeño museo de Dublín)

Si quieres comprender la historia reciente de Dublín, The Little Museum debe ocupar un lugar privilegiado en tu lista de sitios que ver. El museo creció orgánicamente a partir de un servicio de “conocer y saludar” para los visitantes, y rápidamente se convirtió en lo que vemos hoy. Además de visitas guiadas e informativas, las nuevas iniciativas incluyen Dublin by Land & Sea y The Green Mile Walking Tour.

El pequeño museo de Dublín

En exhibición permanente se encuentran artículos como el atril utilizado por John F. Kennedy durante su visita a Irlanda en 1963, y una exhibición de U2 con recuerdos donados por los propios miembros de la banda. Este es un museo alegre que celebra Dublín con toda su rareza y humor.

Conoce más sobre The little museum of dublin aquí

13. El Castillo de Bunratty

Una visita a la región de Shannon no estaría completa sin venir aquí. El castillo Bunratty, que data de 1425, es la fortaleza medieval mejor conservada de Irlanda y fue cuidadosamente restaurada en la década de 1950. Con una excelente variedad de muebles y tapices de los siglos XV y XVI, el castillo lo transportará a la antigua época medieval.

La historia de Bunratty Castle

Los banquetes temáticos por la noche son muy divertidos, aunque algunos invitados que se portan mal corren el peligro de ser enviados a las mazmorras. El impresionante Folk Park da vida a la Irlanda de hace un siglo.

Conoce más sobre El Castillo de Bunratty aquí

14. El Anillo de Kerry

Si estás por Kerry debes explorar la que es posiblemente la ruta más pintoresca de Irlanda, El Anillo de kerry en la península de Iveragh. Puedes empezar en cualquier lugar a lo largo de esta espectacular ruta turística de 111 millas de largo, pero la mayoría de las personas parten de Kenmare o Killarney y terminan, naturalmente, en el mismo lugar.

Parque Nacional Killarney ruta ring of kerry irlanda

En el camino hay un festín de asombrosas vistas del Océano Atlántico, impresionantes islas para visitar, montañas salvajes y muchos pueblos pintorescos.

Esta área de asombrosa belleza natural cuenta con una variedad de actividades al aire libre que incluyen golf, deportes acuáticos en playas vírgenes, ciclismo, caminatas, paseos a caballo y una excelente pesca de agua dulce y pesca de altura. Para los entusiastas de la historia, hay piedras de Ogham, fuertes de la Edad de Hierro y antiguos monasterios, todo ello enmarcado en un lienzo de impresionantes paisajes.

Conoce más sobre la Ruta El Anillo de Kerry aquí

15. Powerscourt House en el Condado de Wicklow

Las magníficas vistas, los tranquilos paseos junto al lago, la fascinante historia y el impresionante telón de fondo de Sugarloaf Mountain son solo algunas de las delicias que te esperan cuando visitas esta magnífica casa, a solo 20 kilómetros de Dublín.

Powerscourt Garden

Tómate tiempo para pasear por los jardines Rose and Kitchen y explore los hermosos jardines italianos. Hay más de 200 variedades de árboles, arbustos y flores, y particularmente conmovedora es una sección donde las mascotas de la familia fueron enterradas con lápidas e inscripciones.

Los jardines fueron diseñados durante un período de 150 años y fueron diseñados para crear una finca que se mezcla armoniosamente con el entorno.

Conoce más sobre Powerscourt House aquí

16. St. Stephen’s Green, Dublín

Es un lugar muy querido por los dublineses y con una historia colorida, el tranquilo St. Stephen’s Green es un gran lugar para relajarse, disfrutar de un picnic o alimentar a los patos. Por cierto, durante el Levantamiento de 1916, ambos lados recibieron una dispensa especial a los guardaparques. Las hostilidades cesaron todos los días para que los patos pudieran alimentarse adecuadamente. Esto solo podría suceder en Dublín.

Patos St. Stephen's Green

Hoy en día, “The Green”, como es conocido localmente, cuenta con jardines bellamente cuidados, el omnipresente Duck Pond, un puente muy pintoresco, terrenos de recreación, árboles maduros para descansar y un parque infantil.

Conoce en profundidad el St. Stephen’s Green aquí

17. El Mercado Inglés de Cork

No puedes completar una visita a Cork sin pasar por su mercado inglés. Sí, puede parecer paradójico que una de las atracciones de Cork lleve la palabra “inglés”, puesto que los habitantes de Cok generalmente se ven así mismos ideológica y culturalmente muy alejados de la vecina Gran Bretaña. Dicho esto, tienen un lugar especial en sus corazones para este peculiar mercado cubierto, que ofrece lo mejor de los productos locales, incluidos los mariscos más frescos, panes artesanales y excelentes quesos.

The English Market de Cork

La fama mundial reciente llegó cuando la reina Isabel II pasó por allí en su primera visita de estado a la República de Irlanda en 2011. Imágenes icónicas de ella compartiendo una broma con el pescadero Pat O’Connell se difundieron por todo el mundo.

Conoce más de El Mercado Inglés de Cork aquí