Qué ver en Holanda: Conoce Rotterdam

 

A pesar de que externamente la fama se otorga a Amsterdam como capital de Holanda, sin embargo Róterdam se ha convertido en uno de los epicentros de la modernidad y punto de encuentro para los holandeses. Y por supuesto, no puedes perderte visitar esta emblemática ciudad.

Se podría decir que Róterdam resurgió de las cenizas después de la II Guerra Mundial y desde entonces no ha hecho más que superarse, pero con un respeto a su historia y a los pocos edificios que quedaron en pie. 

Una cosa que debes tener en cuenta es que Rotterdam se ha convertido, recientemente, en la ciudad de moda entre los holandeses: el lugar para ir de compras, de copas y seguramente, uno de los lugares dónde podrás disfrutar saliendo de fiesta.

Otro de los puntos fuertes de esta ciudad neerlandesa es la variedad de edificios, museos y otra oferta cultural y gastronómica. Con lo cual tiene todo para que hagas más de una visita durante tu estancia por trabajo con nuestro programa Enkana Easy Start Amsterdam o al menos le dediques un par de jornadas si vas de turismo, para no perderte nada. Y prepara la batería de tu cámara o smartphone porque no vas a parar de hacer fotos.

Rotterdam, referente de la arquitectura moderna  

Rotterdam tiene actualmente numerosos edificios importantes y dignos de visitar. Es el caso del Overblaak Development (Estación Central de Rotterdam). En la ciudad hay varias referencias a la ciudad de Nueva York y, una de ellas frente a la estación es la Millenniumtoren, sede de The Manhattan Hotel. 

También ofrece otros edificios contemporáneos, como los rascacielos diseñados por prestigiosos arquitectos como Norman Foster que son muy modernos y de gran interés arquitectónico (prepara el cuello para conseguir esa foto de vértigo). De hecho, Róterdam es todo un referente de la arquitectura moderna. Pero si quieres realmente ver uno de los skyline más futuristas debes subir a la torre Euromast. 

¿Necesitas un respiro? Aprovecha a estirar las piernas y tomar un tentempié en Het Park en alguno de sus restaurantes y tal vez te sorprenda alguno de los numerosos festivales que allí se celebran.

Y hablando de rascacielos puedes visitar la Casa Blanca. Sí has oído bien. No es que te traslades a USA, sino que se llama así (Witte Huis) el rascacielos más antiguo de Europa, construido hacia 1898 y que siendo el abuelo de los actuales rascacielos, es el más pequeño con 10 plantas. 

Seguimos visitando edificios singulares. Otro ejemplo son las llamadas Casas Cubo en la calle OverBlaak diseñadas por Piet Blom.

Y en el lado opuesto, la ciudad conserva una joya arquitectónica medieval, de los pocos edificios que resistieron los bombardeos alemanes de la II Guerra Mundial y que dejaron Rotterdam devastado. Se trata de la Iglesia de San Lorenzo (Grote of Sint-Laurenskerk) que data de 1449 en gran parte reconstruida después de la contienda.

El puerto y el puente Erasmus

Si bien te recomendamos visitar el puerto de Rotterdam, no es especialmente bonito, ya que es extremadamente industrial, pero sí que es realmente impresionante, al menos, por su tamaño. Y por también te resultará interesante por otro atractivo ya que el Oudehaven cuenta con una zona comercial y de ocio que tanto adoran los holandeses.

Si quieres ver el Europort de una forma diferente te recomendamos dar una vuelta en el Splashbus: un divertido recorrido por autobús por el centro de la ciudad y que de repente se zambulle en el agua para ver los impresionantes barcos del puerto y una vista impresionante de Róterdam. 

El Puente Erasmus también conocido como El Cisne cuenta con más de 800 metros de largo (Ben van Berkel, 1996) atraviesa el río Nieuwe Maas y une las partes norte y sur de Rotterdam. El puente es parte de la reurbanización de una antigua área portuaria y fue diseñado específicamente para ser una estructura icónica concediendo una fuerte presencia al área. El puente colgante tiene una torre de acero de 139 metros de altura que está asegurada con 40 cables. 

Muy cerca del puerto y uno de los referentes de la ciudad es el edificio del Hotel New York. De nuevo, otro referente a la ciudad estadounidense. Y no puede ser de otra manera ya que la sede del citado hotel fue en su día las oficinas de la línea Holland America que ostentaba los viajes a New York. De hecho, aún se puede visitar el buque SS Rotterdam o “Gran Dama”que hacía esa ruta pero ya está “jubilado” y se encuentra amarrado en el puerto y sirve a la vez de moderno hotel.

Los mercados de Markthal y Binnenrotte

No puedes terminar tu visita a Róterdam sin darte un paseo por el mercado Markthal único por el entorno rodeado de viviendas de lujo y que forman una configuración de herradura. El salón principal alberga el mercado, así como tiendas y varios restaurantes, con un supermercado y un aparcamiento de cuatro pisos situado debajo.

Mientras paseas por los puestos del mercado, mira hacia arriba para disfrutar de la obra de arte masiva extendida en el techo: el ‘Cuerno de la abundancia’ de Arno Coenen e Iris Roskam. Te recomendamos que te apuntes para un Open Tour el fin de semana a través de De Rotterdam Tours: un recorrido de una hora por el Markthal. 

No olvides visitar uno de los mercados al aire libre más grandes del país, que se celebra en la gran plaza (Binnenrotte) frente al Markthal (martes y sábado). Y no olvides probar la gastronomía y hacer algunas compras. 

Los museos, otro de los puntos fuertes de Rotterdam

Si lo tuyo es el arte, qué ciudad no se precia de tener un museo (y más si hablamos de Holanda). En Rotterdam tienes que visitar el Boijmans Van Beuningen. La pinacoteca cuenta con obras de artistas como Van Gogh. Rubens, Rembrandt y Van Dyck, junto a otros como Dalí (te suena no?).

Pero si prefieres algo más moderno, también cuentas con el Museo Kunsthal que abrió sus puertas en 1992. Desde aquí puedes darte un paseo por el Museumpark, un parque cuyo recorrido te dirige a otros museos interesantes de la ciudad.

Y aunque no es exactamente arte, si te gustan las miniaturas disfrutarás como un crío en Miniworld que reproduce la ciudad de Róterdam.

Salir de fiesta en el Witte de Withstraat

Si aún te quedan fuerzas, qué tal si nos vamos de fiesta? Quedamos en Witte de Withstraat una de las zonas de ocio y restauración más concurridas de Rotterdam repleta de tiendas, galerías de arte, restaurantes y bares con música en directo.

Será un buen lugar para terminar una larga jornada de ruta por Róterdam. Puedes probar comidas de todo tipo, hamburguesas impresionantes, tomar unas cervezas y animarte a bailar en alguno de las discotecas de esta emblemática calle.