Choque cultural: Cómo superarlo

Trasladarse a vivir y a trabajar a otro país conlleva una serie de cambios, algunos de ellos muy bruscos. El clima, los horarios, la forma de vivir, la cultura, la sanidad, el carácter de las personas… son cosas a las que estamos acostumbrados en un entorno pero que pueden chocarnos en otro. Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las personas que se trasladan a vivir al extranjero es lo que se conoce como choque o shock cultural. El término hace referencia a la ansiedad y a los sentimientos enfrentados, como por ejemplo la confusión o el desconcierto que sufre un individuo al entrar en contacto con un medio social distinto al que está acostumbrado. Es decir, generalmente al mudarse al extranjero saber cómo afrontar este choque cultural es vital para reducir el periodo de adaptación al país al que te has mudado y poder empezar a disfrutar de tu nueva vida laboral.

Cómo adaptarse a una nueva cultura

El idioma puede ser uno de los factores. No poder comunicarse de la mejor manera puede influir a sentirte desorientado y hasta aislarte un poco. Sin embargo, se puede no hablar correctamente un idioma y viajar de todos modos, si este es tu caso y las lenguas no son lo tuyo, existen miles de formas de comunicarse. La más fácil y universal, el lenguaje de las señas. A pesar de que es aconsejable que tengas conocimientos del idioma del país al que te vas, existen miles de recursos, aplicaciones para traducir, libros de viajeros, guías, etc. Es bueno poder practicar el idioma previo al viaje, para trabajar en otro país. Algo muy importante: no hay nada por lo que deberias sentirte avergonzado.

Analiza

Observa a la gente que te rodea, cómo interactúan con los locales, observa el entorno. Ver programas de televisión, leer el diario local, pueden ayudar a ejercitar y tener temas de conversación. Por supuesto que no tiene que gustarte todo lo que descubres de la cultura ni debes comenzar a actuar del modo en que actúan los demás, pero cuando entiendes porqué hacen o dicen determinadas cosas, comprenderás mejor y no te chocará tanto.

Se abierto

«Viajar es fatal para los prejuicios, la intolerancia y la estreches de mente». Está de más decir que para evitar los sentimientos negativos como la depresión o la tristeza, lo más conveniente es que estés abierto a nuevas experiencias. Evita pensar que los demás son malos sólo porque son diferentes a ti, nunca juzgues antes de conocer. Habla con locales, pregunta, se curioso, sácate dudas, conversa. Haz amigos. Ten paciencia, y esfuérzate, no tendrás ningún problema de encajar en el nuevo ambiente. Sólo el principio puede ser difícil, luego se convertirá en un viaje de experiencias satisfactorias.

El horario no lo es todo

Cada país tiene diferentes horarios, y tú estás acostumbrado a unos. La gente come, bebe, duerme y trabaja a diferentes horas según en qué parte del mundo te encuentres. Para superar esta diferencia cultural lo mejor que puedes hacer es intentar ajustarte lo antes posible.

Descubre

Antes de viajar a otro país, infórmate, lee, sobre todo, desde el estilo de vida que tienen, comida, lugares o sitios de interés, precios, estaciones de tren o metro. Internet esta repleto de guías y vídeos.
Habla de tu país, promueve tu cultura ¡haz tortilla de patata para tus compañeros de casa!

«Aprende sin soberbia, dejate arrollar una y otra vez por el asombro, que es lo que hidrata el alma y el cerebro»

Esperamos que les hayan gustado estos consejos.